lunes, 28 de mayo de 2012

Índice de Nacimientos del Registro Civil de Benalúa



Aquí os presento el enlace al "Índice de Nacimientos del Registro Civil de Benalúa (1871-1912)". El archivo es completamente gratuito e imprimible. Espero sinceramente que pueda resultar de utilidad para muchos de vosotros.


https://www.safecreative.org/work/1205271707484

miércoles, 27 de abril de 2011

Un Benaluense en Mauthausen



José Matías Florencio Ruiz Balboa, nació en Benalúa, en la cañada de Caco, un 23 de febrero de 1915, hijo de José y de Dolores. Recordaba su hermana Piedad como unos hombres se lo llevaron de su casa poco después de haber acabado la guerra, sin saber en aquel momento que nunca mas lo volverían a ver; a los 3 días del arresto se presento un hombre en la cueva de los padres de José, lo recibió Piedad que por aquel entonces tendría 13 años, “¿Niña esta tu padre?, ella respondió que su padre se encontraba ausente, el hombre añadió “bueno para lo que tengo que decir te lo digo a ti, ¡tu hermano es un rojo malo!”. Piedad siempre vivió con el anhelo de encontrar a su hermano, inicio una búsqueda inútil en la cual llegó a escribir cartas a las embajadas de Francia y México pensando que su hermano en algún momento pudo haber escapado a alguno de estos países. Piedad falleció recientemente con la pena de no saber con exactitud que fue de su hermano.





Ciertamente José debió de escapar y marchar a Francia donde se alistaría en el Regimiento Marcha de Voluntarios Extranjeros. En junio de 1940 es capturado en la localidad de Soissons-Aine por parte de tropas alemanas y confinado primero en una prisión de campaña y posteriormente en un campo de prisioneros de guerra. Finalmente fue conducido junto con otros combatientes españoles a Mauthausen donde permanecería recluido hasta su posterior asesinato en Hartheim, lugar cercano a dicho campo de concentración.



FICHA DEL DEPORTADO:

- NOMBRE Y APELLIDOS: José Ruiz Balboa.

- LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO: 15/02/1915 Benalúa de Guadix.

- FRANCIA-CTE (Compañía de Trabajadores Extranjeros): 12 Regimiento Marcha de Voluntarios Extranjeros.

- CAPTURA: El 08/06/1940 en Soissons-Aisne.

- FRONTSLAGS (Campo de Prisioneros de Guerra en el frente): 191 (La Frere).

- STALAG (Campo de prisioneros de guerra): IXA ZIEGENHAIN (Entre Frankfurt y Kassel) el 03/09/1940 .

- Nº DE PRISIONERO: 58335

- CONVOY: Parte el 18 de abril de 1941 desde Gestapo Kassel. El convoy lleva 28 republicanos en total, de los cuales morirán 14.

- MAUTHAUSEN / OTROS CAMPOS, Fecha de llegada 29/04/1941.

- PRIMERA MATRÍCULA: 5044

- FECHA Y LUGAR DE MUERTE: 02/02/1942 en Hartheim (Gaseado).


Por desgracia, José, no fue el único benaluense en morir en campo de concentración:


FICHA DEL DEPORTADO:

- NOMBRE Y APELLIDOS: Pascual Hernández Cueva.

- LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO: 07/03/1918 Benalúa de Guadix.

- STALAG (Campo de prisioneros de guerra): XII-D (Trier).

- Nº DE PRISIONERO: 6007

- FECHA DE DEPORTACIÓN: 03/04/1941.

- PRIMERA MATRÍCULA: 4067

- FECHA DE LA MUERTE: 26/03/1943 en Mauthausen.


Gracias a Montserrat Sierra por facilitarme las fotografías y los tristes recuerdos que su familia tuvo que sobrellevar.

lunes, 25 de abril de 2011

Entrevista a Pablo Molero


En la presente entrada reproduzco la biografía y entrevista que originalmente aparece en http://exiliorepublicano.org/pablo_molero.html y que en parte nos proporciona retazos de la vida del benaluense Manuel Molero Urí. He omitido las preguntas que aparecían contestadas a través de filmaciones de video.

Pablo-Daniel Molero Loureiro, Montevideo, 10 de agosto de 1967.


Sus padres son Francisco Molero López, nacido en Benalúa de Guadix (Granada) y María Rosa Loureiro, nacida en Montevideo. Los abuelos paternos son Manuel Molero Uri y Carmen López, ambos oriundos de Granada, y los maternos Jesús Loureiro, de La Coruña y Rosa Carballa, de Pontevedra.

El abuelo Manuel era peón agrícola jornalero en Granada. Durante la guerra civil sirvió como carabinero en el ejército republicano, estando destinado a último momento a la seguridad y escolta de los principales miembros del gobierno que se exiliaban en Francia.

Paralelamente la abuela Carmen, con sus hijos Francisco (3) y Manolo (5) se trasladaban también a territorio francés. Ambos se reencuentran allí luego de estar recluidos por separado en campos de refugiados en los alrededores de Toulouse. Algo más adelante Manuel se emplea como cocinero en un hospital de la pequeña ciudad de Sant Gaudens, donde pasan bastantes años, hasta 1949. En Francia tendrán una hija, Asunción. Manuel cuenta que nunca se adaptó por completo a la vida en Francia, y que si bien recibió apoyo y ayuda de algunas personas, no faltó también la discriminación y el rechazo.

En 1949 solicitan a la O.I.R (Organización Internacional de Refugiados), antecedente de lo que hoy es la ACNUR, poder emigrar a algún país latinoamericano. Luego de algunos meses la respuesta es positiva y se los autoriza a trasladarse a Brasil. Allí permanecen un par de años y luego optan por irse a probar suerte a Uruguay (Manuel hacía tiempo que quería establecerse en algún país de habla española).Se instalan en Montevideo, malviviendo en los comienzos, viviendo en pensiones y realizando trabajos ocasionales. Luego de un tiempo Manuel se empleará como cantinero en la Peña Andaluza (organización de andaluces en Montevideo), y más adelante tendrá una tienda de venta de alimentos, artículos de limpieza, etc, trabajo y negocio que seguirá hasta que se jubile.

Muerto Franco, viaja a España en dos oportunidades, solamente de paseo, en la primera de las cuales se reencuentra con una hermana suya que vive en Barcelona, después de más de 40 años. Manuel fallece en Montevideo en 1991, Carmen había fallecido algunos años antes.

La abuela Rosa se traslada a vivir a Montevideo en 1928, con catorce años de edad, donde tenía una tía, escapando de la miseria imperante en Galicia en aquellos años. Lo mismo ocurría con el abuelo Jesús, llegado también a Uruguay en esos años. Allí se conocen más adelante, y se casan. Tienen una hija única María Rosa. Rosa fue durante varios años empleada doméstica y mas adelante regentaron un bar durante muchos años, hasta jubilarse en la década de los 80. Jesús murió en 1981. Rosa, con 96 años, vive aun en Montevideo, junto a su hija María Rosa. María Rosa y Francisco se conocieron en un baile en la cantina de la Peña Andaluza. Se casaron y tuvieron dos hijos, Pablo y José Luis. Francisco murió en Montevideo en el año 2008.

José Luis vive desde 1990 en Villadecans, Barcelona, y Pablo en Valencia desde 2002, estando entre los proyectos próximos de este último su retorno a Uruguay.

Entrevista

Me puedes dar tu nombre completo, el nombre de tus padres y de tus abuelos, los que se exilian y el lugar de nacimiento.

Sí, yo me llamo Pablo Daniel Molero Loureiro, el nombre de mi abuelo que fue el exiliado con mi abuela y mi padre que era un bebé, es Manuel Molero Uri, y mi abuela Carmen López. Mi padre se llama Francisco Molero López. Yo soy nacido en Montevideo Uruguay.

¿Conoces un poco la historia de tu abuelo en la guerra civil?

Sí conozco algo, no en detalle, no muy exhaustivo pero sí tengo un esbozo.

¿En dónde nació y cómo participó?

Él es nacido hacia el año 1909 en un pueblo que se llama Benalúa de Guadix, en Granada. Sé que era gente muy pobre del campo, vivían en una cueva, cuevas casas, que hay en Granada, en Jaén y en Almería, es muy común por esa zona. En cuevas y con gitanos, por eso siempre mi padre tuvo el sobrenombre de “el gitano”.

Lo que sé, alguna referencia que tengo, es que trabajó en España como peón agrícola temporero cuando había trabajo, eran bastante, bastante pobres, incluso creo que mi abuelo era analfabeto, no lo tengo muy claro, después aprendió ya en América o en Francia incluso, pero creo que era analfabeto.

Después ya no tengo muchas referencias, una de las únicas que tengo es de cuando mi abuelo esta enrolado en el ejército republicano y que esa zona de Granada fue una de las primeras zonas en caer en manos de los franquistas. Y lo que recuerdo, una cosa que siempre contaban es que mi abuelo ya no estaba en la casa pero que le avisan a mi abuela que venían a buscarla, a ella, ya no sé quién, no sé si los falangistas o tropas de Franco, le avisan y tuvo que dejar la casa, toda la mesa servida y salir corriendo. Eso me acuerdo, que se me quedó grabado. O sea que dejaron todo como estaba y tuvo que salir corriendo con los niños a cuestas, arrastrándolos y dispersarse por allí, esconderse en los montes o lo que sea y después encontrar la manera de ubicar a mi abuelo.

En ese momento, cuando llega la guerra ¿ya había nacido tu padre?.

Mi padre nació el año que comienza la guerra, si no me equivoco, en 1936.

Y tiene más hermanos.

Tiene un hermano, tenía porque mi padre ha fallecido, tiene un hermano mayor, que mi tió vive, que es tres años mayor me parece y después tiene una hermana, mi tía, que actualmente vive en Uruguay pero que es nacida en Francia, cuando estaban en Francia exiliados.

¿Y cómo se encuentran tus abuelos?

No sé cómo, se ubican creo que en Barcelona, que ahí incluso quedó una parte de la familia después viviendo, pero tampoco sé mucho más hasta esta parte que pasan a Francia. Sé que mi abuelo estaba enrolado en el cuerpo de carabineros y que por lo que cuenta en una carta, cuando pidió una pensión aquí a España (allá en la década de los 80), que estaba entre las tropas que escoltaban al gobierno cuando ya estaba en las últimas el gobierno republicano que se iba desde Valencia a cruzar a Francia, o algo de eso.

¿Tu abuelo estuvo en un campo de concentración?

Sí, exacto en esos campos de refugiados que había y después mi abuela lo pudo ubicar ahí, buscándolo, de uno a otro.

Con tu padre y con tu tío.

Sí iba a cuestas con mi padre y con mi tío, mi padre un bebé en brazos y mi tío que iba ya caminando pero sería muy pequeñito también.

También cuentan a veces todo lo que pasaron cruzando los Pirineos y todas esas cosas, medio escondidos y medio perseguidos, que iban como escapando, entre los últimos.

Después mi abuelo en el campos de concentración parece que cogió una enfermedad de la piel: sarna, por la situación de insalubridad que había. Mi padre también, siendo muy pequeñito pilló la sarna.

¿Tus abuelos vivieron en Francia un tiempo?

Sí, ellos vivieron varios años, por la parte sur, se instalaron y vivieron así, sin tratar de trascender mucho, sobre todo por la militancia que había tenido mi abuelo, que aunque no era un militante político, mi abuelo era más de tipo militar y entonces tenía miedo de que lo identificaran.

Ellos estaban en la localidad de Saint Gobain, en el sur de Francia. Ahí mi abuelo fue cuando fue se empleó como cocinero en un hotel y ahí pasó más o menos el tiempo hasta que después, -porque claro vino la segunda guerra mundial y aparte esa zona de Francia quedó dentro de la zona de Vichy, colaboracionista con Hitler y bueno tenía que estar sin tratar de trascender mucho.

¿Cuántos años se quedan en Francia?

En Francia, sé por mi padre que mi abuelo no se adaptó por el idioma, mi abuelo siempre tenía problemas con los idiomas, por eso después de Francia se fueron a Brasil y de Brasil se hartaron, quería ir a un lugar donde se hablara español: Argentina, Uruguay, y al final fueron a Uruguay. Pero bueno en Francia estuvieron, si no me equivoco, hasta 1950.

¿Y tu papá en esa época fue a la escuela?

Sí, fue la escuela aprendió lo que sería una formación profesional de zapatero, confección de zapato y reparación, que después la ejerció muy poco, la ejerció una época en Brasil, en Uruguay, pero al comienzo, después cambio de tarea. Evidentemente hablaba perfectamente francés, porque claro hizo toda la niñez y la adolescencia en Francia.

¿Tienes idea de si tu abuelo quería volver a España o estaba pensando en salir a un lugar fuera de Francia?

¿Volver a España? no, el tema de volver a vivir a España nunca porque él sabía que no podía. Estaba marcado y sabía que no podía volver, sabía que hasta que no se muriera Franco. Pero claro después ya que pasó, desde que hizo toda su vida fuera, ya después de muerto Franco, con el tiempo volvió a España pero ya sabía que era de visita nada más, porque tenía toda la vida hecha asi. Pero mientras estuvo la dictadura franquista jamás se le ocurrió a él volver. Ni incluso en la época de transición, no lo tenía muy claro tampoco.

¿Más o menos en los 50’s ellos deciden irse a América?

A Brasil sí, ellos contactan con la antecesora de lo que hoy en día es la ACNUR, Asociación de Ayuda para los Refugiados, en aquella época se llamaba Asociación Internacional para los Refugiados o algo así, contactan con esta organización para ir de manera legal digamos, para que sea más fácil la cosa. Y bueno les llevó un año o dos hasta que al final sale una propuesta que les interesa y se embarcan en Marsella y salen a Brasil.

¿Sabes en qué barco se van?

No recuerdo el nombre.

Llegan a Brasil y ¿en qué parte se quedan?

Si no me que evocó, ellos se instalan en la parte de San Pablo, no tengo mucha referencia a la época de ellos en Brasil, alguna simplemente: que mi abuelo no se adaptaba a la vida de ahí, que estaba cansado de gente que no hablaba su idioma, que quería comunicarse con la gente y que le costaba mucho el tema de los idiomas, me contaban.

¿Se quedaron mucho tiempo en Brasil?

Creo que no mucho, no podría decirte exactamente cuánto, pero yo creo que más de dos o tres años no.

¿Y tu abuelo qué ejercía en ese momento?

Creo que hizo tareas varias, peón, todo tipo así de trabajos.

¿Cuando llega tu papá a Brasil qué edad tiene?

Mi padre cuando llega Brasil, tendrá alrededor de unos 15, 16 años.

¿Ya era zapatero?

Si, tendría el oficio, no sé si en esa época habría hecho algo.

¿Finalmente cómo es que llegan a Uruguay?

A través de un primo, un primo creo que tenía mi abuelo en Montevideo.

¿Exiliado?

No, creo que no era por motivos políticos, había venido a buscarse un poco la vida y eso, pero no le dio mucha ayuda digamos, simplemente le informó, le dio una ayuda inicial de informarle cómo era la cosa, pero creo que incluso no le dio ni un sitio donde vivir porque creo que no tenía tampoco, estaba en una situación bastante precaria el hombre. Vivieron en una pensión durante mucho tiempo y ahí sí, bueno, mi padre trató de defenderse un poco en el tema de la zapatería, trabajaba con un zapatero, mi abuelo también iba a los mercados, hacía tareas varias.

¿Independientemente de que tu abuelo nunca volvió, él pensaba que Franco iba a caer y que algún día volverían?

Sí, bueno la idea de él de volver a vivir a España yo creo que la descartó en algún momento, no sé cuándo, no sé en qué etapa de su vida; él falleció en los 90,92,93, yo era chico, pero yo nunca oí conversaciones de él con la idea de venirse e instalarse otra vez a vivir a España. Económicamente no le fue brillante, pero le fue bien, tuvo su pequeño negocio y esas cosas.

Tú padre ¿tienes idea de cómo se siente cuando llega a Uruguay, de joven, que tiene que ir cambiando de país?

Yo supongo que tuvo que haber sido bastante difícil, le habrá costado adaptarse, de todas maneras a mi padre, no sé si porque se lo inculcaron sus propios padres o qué, pero era bastante apegado a las tradiciones españolas, a la música española, siempre le gustó, incluso fue directivo con el tiempo de la Asociación de Emigrantes Andaluces en Uruguay, sí, integró la directiva, Casa Andalucía se llamaba.

Tu padre tuvo que haber llegado sobre los 18 años a Uruguay ¿no?

Si, exacto cálculo yo que por ahí sería.

¿Cómo es su vida, estudia o sólo trabaja?

Si, trabaja, estudios no.

¿Cómo conoció a tu madre?

Mi madre también es descendiente de españoles, de Gallegos que se fueron a vivir, ya no es un exilio político digamos, sino económico, incluso se fueron por temas... se fue mi abuela, en un periodo anterior, la emigración de mi abuela fue por 1920. Mi abuela todavía vive en Uruguay con mi madre, tiene casi 100 años.

Mi abuela se fue por la década de los 20 a Montevideo porque tenía familia, mi abuela era de Pontevedra y después conoció a mi abuelo que era de La Coruña, que también era un emigrante con ganas de mejorar, se conocieron en Montevideo, se casaron y tuvieron a mi madre que es hija única.

Resulta que mis padres se conocieron porque en un momento, no sé cómo fue que mi abuela y mi abuelo estaban encargados de la cantina de la vieja Casa de Andalucía, que se llamaba Peña Andaluza. Ésa peña, que hacía reuniones periódicas de emigrantes, tenía una cantina, no sé cómo mi abuelo y mi abuela habían logrado regentear la cantina ésa y entonces ahí hacían bailes y cosas y se ve que en uno de ésos fue mi madre y claro mi padre era el hijo de los cantineros y ahí se conocieron, con el tiempo ya después se casaron.

¿En ese tiempo tu papá añoraba Francia o España?

Sinceramente yo no lo vi con recuerdos muy hermosos de Francia, incluso decía que le decían “español de mierda”, así que ... . De España no sé porque, él no vivió de chico en España, supongo que será por lo que le habrán hablado y el contacto con otros españoles, porque mi padre sí que estuvo muy en contacto con otros españoles.

Pero de Francia no, simplemente hablaba perfecto el francés y si tenía la oportunidad lo hablaba con alguna persona y eso, lo hablaba perfecto, sin embargo no lo escribía bien (porque a mí no me pudo ayudar cuando yo estudié francés en el Instituto, no era capaz a veces de ayudarme con el tema), pero sí que lo hablaba perfecto. Pero no lo vi con mucha añoranza de Francia, tampoco rencor, pero sí que quedó marcado con ciertas cosas, decía que era muy común que le dijesen a él y a mi tío, “españoles de mierda, que vienen muertos de hambre aquí” y no sé qué y de pelearse incluso con otros muchachos.

¿Tú eres el primer hijo?

Sí.

¿Tienes más hermanos?

Somos dos yo tengo un hermano que es un año menor que yo.

Cuando empiezas a tener uso de razón, ¿en tu casa siempre se ha comido comida de tipo español?.

En general sí, por supuesto que mezclando también la comida típica de Uruguay, que es la carne, mucha carne, pero sí que por ejemplo una cosa que se comía, (por lo menos una vez por semana seguro) era tortilla, pescado también, que aquí en Uruguay no es muy de comer pescado la gente, también se ha comido pescado. Sí, sí que se han mantenido las tradiciones culinarias, digamos.

Cuando vas a la escuela, ¿vas a una escuela pública?

No voy de una escuela privada, de jesuitas.

¿Tus amigos eran tus compañeros de escuela, de barrio o tenías amigos de españoles hijos de exiliados?

Un poco de todo quizá, no tanto gente del barrio, nosotros estuvimos en un edificio, en un apartamento y no tenía muchos amigos, donde yo viví toda mi niñez y mi adolescencia no era una casa, tipo así de vecinos de a lado, era más bien un edificio y cada uno... . Pero sí, como te decía estuve con hijos de donde iba mi padre en la Casa Andalucía, sí, con algunos hasta el día de hoy, -ahora se enfriado un poco la relación por la distancia-, pero todavía mantengo contacto. Y después con gente de secundaria, de la escuela.

En tu casa ¿se hablaba de la guerra, se hablaba de las situaciones que pasaron, lo hablaban tus abuelos o lo hablaba más tu padre?.

Sí, mi padre como que siempre quiso olvidarse del tema, alguna vez lo hablaba, el que lo hablaba -y yo lamento no haber podido registrar más- era mi abuelo, que había sido más protagonista de los hechos, mi abuelo sí que lo hablaba y tenía incluso discusiones con mi abuelo materno, que parece ser que era algo de derechas, no directamente franquista, pero llegaron a tener algunas discusiones. Llegué a ver a mi abuelo Manuel, acusando a mi abuelo de franquista y mi abuelo enojado decía que él era comunista y que no sé qué, que no era franquista, bueno no sé, entre los abuelos había alguna discusión política.

¿Y tu padre?

Mi padre como que pasó un poco del tema, incluso una cosa que sé es que mi padre nunca quiso hacerse ciudadano uruguayo y mi abuelo tampoco. Siempre fue español, optó por la nacionalidad española.

¿Y tu abuelo también?

Sí mi abuelo también, ellos nunca quisieron hacerse uruguayos, no sabemos por qué, no, hasta incluso en la época tradicional del clientelismo político en América Latina, no, que no sé qué, “no, nosotros no queremos, vivimos acá, estaremos el resto de nuestra vida, perfecto, pero somos ciudadanos españoles, respétennos, no queremos hacernos ciudadanos de aquí”, no sé.

Entonces tu vida transcurre, vas a la escuela de jesuitas y después ¿qué estudios sigues?.

Después cuando terminé toda la enseñanza, pasé a la enseñanza pública, a lo que allá en Uruguay es la IPA, que es una institución universitaria que forma a profesores para secundaria, lo que sería un instituto magisterial pero en este caso es un instituto de profesores para secundaria, por la carrera de Historia.

¿Ahí mismo hiciste la carrera de historia?

Si, en Montevideo y me recibí en 4, 5 años y estuve como 11, 12 años trabajando en la enseñanza.

¿Tuviste algún tipo de actividad política en Montevideo?

Sí, no mucho, pero sí, tuve alguna pequeña militancia, cambié de partido, digamos. Estuve, no sé si sabes un poco la historia política de Uruguay, tradicionalmente eran partidos: el blanco nacionalista y el colorado más liberal y después el Frente Amplio es la fuerza de izquierda. En una época, cuando estaba prohibido todo el tema del Frente Amplio, en la época de la dictadura, yo milité un poco en los sectores más de izquierda del Partido Nacional, no tiene nada que ver con el nacionalismo de Franco, sólo el término nacionalismo.

Después ya, por algunas cuestiones políticas que hubo al comienzo de la democracia en Uruguay, por los años 80, decidí abandonar el partido y pasé, primero a adherirme al Frente Amplio, partido de izquierda, coalición de partidos de izquierda y después me afilié.

Después dejé de militar porque del tema mío fue que cuando me casé y tuve hijos, tuve que empezar a trabajar muchísimo porque no me daba el trabajo de la enseñanza para vivir, tuve que buscar otro trabajo y estar todo el día trabajando, entonces no, no pude.

Después de dejar la política, te casas, ¿te casas con un española?.

No, me caso con una uruguaya.

Tienes hijos.

Si, tengo dos hijos y mi esposa tiene un hijo también de un matrimonio anterior de ella.

¿En qué momento de tu vida decides venir a vivir a España y por qué decides venir a Valencia?

Bien, fundamentalmente lo que me decidió más a venir fue del tema, no tanto de no tener trabajo en Uruguay, sino de tener trabajo mal remunerado y no alcanzarme para vivir, al mismo tiempo yo trabajaba en los autobuses, para poder hacer otro sueldo, bueno y entonces en el 2001 decido venir a España. Yo tengo familia en algunas partes de España, en Granada no quedó nadie, pero tengo familia en el país vasco, en Irún, y bueno tengo amigos también en Madrid. Y decido venir un poco en principio para ver...

¿Te vienes tú solo?

Sí me vengo yo solo a ver un poco el panorama, sin la idea de quedarme definitivamente y efectivamente no me quedo, sino que estoy dos o tres meses, veo un poco la situación y vuelvo a Uruguay y un poco vuelvo con la idea de ‘sí, deben irnos todos’.

Organizó un poco la cosa y al año siguiente en el 2002 me vengo, me vengo a vivir, me vengo solo pero con la idea, ya dejó todo medio preparado para que ya se vengan todos, digamos. Me vengo sólo por el hecho de los primeros días para alquilar algo, moverme, pero ya con la idea de venir con la familia, ya no era estar separado de la familia.

¿Cuántos hijos tienes?

Tengo tres.

En ese momento tus padres se quedan en Uruguay.

Sí, se quedan en Uruguay, no muy conformes con la opción mía, pero bueno, me apoyaron en definitiva porque era mi idea.

¿Por qué a Valencia?

Lo de Valencia fue un poco casual, porque yo venía para Madrid, pero en Madrid no conseguía alquilar y lo que conseguía era carísimo, lo primero que no me querían alquilar o me pedían garantías que yo no tenía, garantías económicas. Estaba parando en casa de una persona, pero bueno ya se hacía también un poco pesado estar ahí y entonces se me ocurre llamar por teléfono a una persona conocida de mi hermano, (que tampoco tenía yo mucha amistad, bueno ninguna, lo conocía muy apenas de Uruguay) y le pregunto si él tuviera algún conocido que me alquilase algo. Me dice que me va a averiguar y al otro día me llama que sí, que el jefe del trabajo de él, el patrón, tenía un apartamento, un piso vacío, pequeño, que era de su madre, que la madre se había ido a una casa de ancianos y que sí que me lo alquilaba. Bueno ahí se concretó la cosa y me voy para Valencia.

Tus padres y tus abuelos se quedan en Montevideo. ¿Llegaron a venir en algún momento?

Sí, bueno, mi abuelo Manuel, digamos, el exiliado, ya había fallecido, el falleció por 1990.

¿Él no había vuelto nunca?

Sí, él volvió creo que tres veces, de visita, él tenía una hermana en Barcelona.

Después de haber muerto Franco.

Sí, siempre después de haber muerto Franco, eso seguro.

¿Tu padre tambíen había venido?

Sí, mi padre sí, ya vino más veces, vino incluso, Franco murió en el 75, no recuerdo si en el en el 75 mismo o en el 76 vino mi padre y mi abuelo le dijo que no fuera a la zona ésa de Granada, que no. Incluso cuando mi padre estuvo, mi padre no le hizo caso, fue a parar a la casa de la hermana de mi abuelo, que vivía en Barcelona y mi padre le dijo “yo voy a ir a Granada, quiero ver dónde nací por lo menos”. Y su tía le dijo que sí que fuera, pero que no dijese quién era, que sólo se lo podía decir a una persona en ese pueblo, que le llamaban “el retratista”.

¿Y tu padre fue a visitar el pueblo?

Sí.

¿Y tú has ido a visitar el pueblo?

No, no he podido todavía, tengo muchas ganas de ir pero no he podido ir por problemas económicos, no he podido ni viajar ni nada. Pero lo haré, seguro.

Cuando llegas a Valencia ¿cuál es tu impresión después de haber estado viviendo en Uruguay y cambiar tu forma de vida, porque cambia ¿no?.

Sí, cambia, cambia mucho.

¿Cómo fue tu integración? ¿Te costó trabajo encontrar trabajo, integrarte?

Bueno, la impresión que tuve en el comienzo es que todo era un poco más moderno, la acción de los servicios, el buen nivel de la salud pública, la enseñanza no la vi tan diferente a la de Uruguay en cuanto al nivel, era más o menos parecido. Sí que me costó encontrar trabajo, no me fue fácil, evidentemente tenía solucionado todo un tema que era la cuestión de los papeles, porque al ser hijo de españoles yo ya me viene con todo.

Ya eras español.

Ya era español, incluso mi padre de pequeñito en Uruguay me hizo español.

¿Tus hijos también?

Mis hijos también si, son españoles.

¿Y tu mujer?

Mi mujer se hizo hace muy poco, sacó la nacionalidad española, sí.

Eso facilita.

Sí, eso por lo menos, ya dejamos al lado un problema grande que es todo el tema del papeleo y todo eso. Incluso mi mujer increíblemente tuvo problemas, aún cuando vinimos todos legales, reagrupados y todo eso, tuvo que dar muchas vueltas, demoró mucho el tema de ella de sacarse el NIE, no porque se lo negasen, sino porque no sé, trámites burocráticos o mala suerte, tuvo complicaciones, pero bueno, fue al principio. Evidentemente para nosostros el tema de los papeles no fue un gran problema, fue una suerte tenerlos.

¿Ella también tuvo problema para conseguir trabajo?

Sí, más que problemas para conseguir trabajo, tuvimos problemas para conseguir unos trabajos aceptables. Porque trabajo basura sí que a punta de pala en esa época había, ahora ya ni eso hay, tuvimos problemas para conseguir trabajos aceptables y con continuidad en el tiempo digamos. Que eso mi mujer lo ha logrado hoy en día, yo lo logré en una época, lo tuve que dejar porque estaba muy saturado.

¿Qué edad tienen tus hijos cuando vienen?

Tienen unos 8 años, son gemelos, todos varones y el hijo de mi mujer habrá venido con unos 16,17 años.

¿La experiencia para ellos cómo fue?

Yo creo que ellos son los que mejor se adaptaron. El de 16 años se ha adaptado bastante bien, tuvo una etapa se podría decir conflictiva, pero no conflictiva por el hecho de querer volver o de haber perdido arraigo, sino porque andaba un poco por ahí, sin estudiar ni trabajar, me refiero los primeros días que vinimos a España, estuvo un poco ahí en el aire, pero bueno ahora se ha encauzado muy bien.

¿Estudian?

Sí, están en primero de bachillerato. El grande está trabajando.

Tú y tu mujer han tenido problemas por no hablar el valenciano.

No, aquí en Valencia no es como en Cataluña, no se exige mucho. El único problema, el problema laboral que he tenido yo es que por ejemplo no me permiten presentarme a oposiciones, aquí en Valencia, porque te piden valenciano, aunque vayas a dar clases en español te piden el valenciano obligatorio y te piden un nivel bastante alto, es bastante difícil, empecé el curso, pero lo dejé.

Tu mujer también está trabajando.

Sí, bueno como todo aquí está subcontratado, éste es el reino de las contratas, trabajaba para una empresa que trabaja para la caixa, que se encarga de por ejemplo cuando la gente pierde las tarjetas de crédito, que inmediatamente llama, ella está en una central telefónica y las anula y estas cosas. Y otras tareas más de la caixa.

¿La gente te reconoce como español, te dicen el uruguayo o no hay connotaciones de este tipo?

Al hablar, inmediatamente me dicen, no me molesta, (a algunos uruguayos les molesta), pero me dicen si soy argentino, siempre, creo que sólo una vez me dijo alguien “uruguayo”, rarísimo, te confunden con argentino inmediatamente al hablar. Hablas dos palabras y ya te dicen que no eres español sino argentino.

¿Tu idea es volverte a Uruguay?

Mi idea personal sí, yo si pudiera, no te digo: ya, a lo loco, pero organizaría todo como para volver, pero un regreso ordenado, digamos. No esto de ‘estoy cansado de España y me vuelvo mañana’, no, un regreso ordenado. Incluso yo ya tengo una ventaja en Uruguay que no tengo aquí, que yo allí no pagaría alquiler, tengo una casa para vivir que es de mi abuela, que me la cede y aquí en el alquiler se me va un montón de dinero, pero bueno, es un tema que está en el tapete, que es un poco conflictivo.

¿Tienes alguna opinión sobre lo que se dice y se hace de la memoria histórica?

Sí, me parece importantísimo, yo no he estado muy en contacto, pero ahora ya lo estoy más, desde que te he conocido y he entrado a la página, y sí, me parece un tema importantísimo y que creo que aquí en España no se le da la importancia al tema de la memoria histórica.

Alguna otra cosa que quieras comentar.

No, creo que no, que me ha gustado mucho este momento de poder compartir cosas, la verdad que sí, porque no tengo muchas oportunidades de hablar del tema y me gusta mucho y que de ahora en adelante, como me ha interesado mucho el tema de la memoria histórica, trataré de estar mucho más en contacto con él.

Hay una ley en Uruguay también sobre los desaparecidos ¿no?

Sí, en Uruguay todo el tema de los desaparecidos es complicado, porque cuando se accedió a la democracia los blancos y los colorados sacaron una ley para no penalizar a los militares que habían estado implicados en torturas y desapariciones; y eso impidió que durante casi todo este tiempo se pudiera juzgar, y buscar a los desaparecidos. Recién con el gobierno del Frente Amplio esa ley no se ha podido derogar, pero se han buscado vericuetos legales para tratar, por lo menos, de enjuiciar a los principales dirigentes de la época de la dictadura y hay varios que están presos.

La mayoría de uruguayos desaparecidos son en Argentina, la dictadura uruguaya tuvo la particularidad de encerrar a la mayoría de la gente, en condiciones deplorables y todo, pero creo que desaparecidos en Uruguay no sé si llegan a 10, son muy pocos, (bueno, aunque hubiera uno sería importantísimo), pero en términos cuantitativos son muy pocos, la mayoría, varias decenas, son en Argentina.

domingo, 30 de enero de 2011

El Crimen de El Bejarín


El crimen de El Bejarín tuvo lugar un 30 de enero de 1952 y por la gran repercusión que tuvo dio lugar a una gran cantidad de historias, romances e incluso canciones. Antonio Hernández Jiménez era un hombre que deseaba las tierras y bienes de un matrimonio anciano sin hijos, Francisco Ponce Sedano y Aurelia Lozano Torres. El día de los hechos, Antonio, fue a la casa de los ancianos para que le firmaran los papeles que llevaba, el fin, hacerse con las tierras; la anciana se negó lo que le llevó a la muerte. Después, Antonio, asesinó a su propia prima, la cual trabaja en la casa como criada, para que no le delatara, y finalmente fue a la habitación donde dormía el anciano que era completamente sordo y allí lo mató. Tras los asesinatos descuartizó y quemó los cuerpos, hecho que le delató pues la pestilencia y la gran humareda llamó la atención de los vecinos. Antonio fue condenado a la pena de muerte y a pagar indemnizaciones a los herederos de las víctimas. Fue ajusticiado a garrote vil.


Nota de prensa publicada en el periódico ABC el 13/12/1953:

Sentencia contra el autor de un triple homicidio

Granada 12. La Sala de esta Audiencia Territorial ha dictado sentencia en la causa seguida contra Antonio Hernández Jiménez, de cuarenta y cinco años, vecino de Bejarín, como autor de un triple homicidio y robo en las personas de Aurelia Lozano Torres, de setenta y cuatro años; su esposo, Francisco Ponce Sedano, de ochenta y cuatro, y la sirvienta María Clarat García, de veintitrés. Se le condenó a tres penas de muerte, 30.000 mil pesetas de indemnización a los herederos de la sirvienta y 25.000 a los del matrimonio.



,

Esta secuencia, rodada en 1971 bajo la dirección de Basilio Martín Patino pertenece a la película "Queridísimos verdugos". El hombre con gafas y sombrero gris era el decano ejecutor de sentencias o verdugo de Granada, que se se desplazó hasta El Bejarín para oír narrar uno de los casos más escalofriantes de la crónica negra ocurrida en la comarca. El romance popular está interpretado por Rosa León.


En principio parece que esta entrada no tiene cabida en un espacio dedicado a Benalúa pero lamentablemente no es así, no es solamente que El Bejarín esté muy cerca del pueblo, sino que uno de sus protagonistas era benaluense, Francisco Marcos Ponce Sedano nació en este pueblo, en la cañada de Cantarería, el 07/10/1874. Era hijo de Miguel Ponce Valderrama, de Guadix, y Antonia Sedano Ruiz, de Benalúa. En fecha de los sucesos Francisco tenía gran cantidad de familia en Benalúa, lo que hizó que los sucesos cobraran mayor relevancia si cabe en el pueblo.

martes, 28 de diciembre de 2010

Entrevista a Herminia Baena

En esta entrada reproduzco la entrevista que se le realizó a la benaluense Herminia Baena Contreras y que apareció en:

http://www.xtec.cat/~ealegre1/Web/gentgran/hbaena.htm

He insertado tanto los enunciados de las preguntas como las respuetas en castellano, ya que en el original las preguntas aparecian en catalán. La entrevista tuvo lugar en el año 2003, dos años mas tarde, Herminia, fallecería en Santa Coloma de Gramanet, de donde era vecina.

---------------------------------------------------------------

Herminia Baena Contreras es una mujer de 73 años que vive en Santa Coloma de Gramanet. Nació en Benalúa, un pueblecito de Granada, en Andalucía. Allí vivió la guerra civil española. Después vino a Barcelona en busca de una vida mejor y un lugar donde fundar una familia.

La entrevista tuvo lugar en la sala de estar de su casa, un piso pequeño en la parte alta de la ciudad. La conversación se inició de manera natural y en ningún momento echamos cuenta de que la grabadora estaba sobre la mesa. Herminia nos transportó 30 años atrás y comprendimos los sentimientos y los miedos que tenía la gente de la época.

Entevistadores: Claudia Román y Aldrik Sarmiento.


EL TRABAJO

¿Por que decidiste venir a Barcelona?

- Yo me vine a Barcelona, no había cumplido los 14 años, y claro me vine con mi hermana Encarna, que traía 2 niñas, y su marido ya estaba aquí. Hombre mi hermana quiso traerme con ella para que la ayudara con las niñas, y para que no se sintiera ella tan sola. Entonces mi madre me dijo -Tú te vas con tu hermana, y cuando no quieras estar allí te vienes-. Pero yo ya no me vine. Después, cuando ya mi hermana se pudo valer con sus niñas, su trabajo y su marido, yo me puse a trabajar en una casa, en Terrasa. Y estuve años trabajando en esa casa hasta que vino Serafín, que estaba en la mili. Ya me había pretendido antes de irse, y cuando vino nos buscamos nosotros también un sitio y ya nos juntamos. En aquel entonces ¡ya ves tú!, aquello era fatal, porque por todos sitios que ibas te señalaban porque te habías juntado con un hombre, pero es que no podíamos hacerlo de otra manera ya que no teníamos facilidades. Entonces buscamos una casa que era de una señora que se llamaba Dionisia, que tenía una habitación para realquilar, y nos la alquiló.Así pudimos ir subiendo trabajando. Cuando nació mi hijo Manuel nos dieron un piso en Verdum. El capitán general de la academia de Zaragoza, porque yo le escribí. ¡Una analfabeta! ¡Cómo me entendió el hombre! El mandante más gordo que estaba en Barcelona, nos dio el piso. Estuvimos en Verdum unos años viviendo, y luego de Verdum nos vinimos aquí, a Santa Coloma, que habíamos echado una solicitud en el trabajo donde estaba mi marido Serafín, en la Mercedes Benz, y nos facilitaron el piso, que estaban haciendo pisos para eso. Y aquí estamos, aquí estoy yo.

Tuviste varios trabajos, ¿verdad?

-Yo estuve trabajando de sirvienta muchos años y posteriormente estuve haciendo confección. De noche y de día, y había noches que no me podía ir a dormir porque tenía que entregar la faena al día siguiente... Estaba trabajando tres o cuatros días, hasta de noche ,para luego cobrar 5.000 o 6.000 pesetas que no era nada, que aquello era un crimen trabajar de aquella manera pero había que hacerlo porque no había otra cosa.

¿De que época estamos hablando aproximadamente?

- Pues estamos hablando de la época que yo tenía 26 o 27 años...o sea 1956 o 1957.

Esto que cuentas es en Barcelona, pero cuando estabas en tu pueblo, Benalúa, ¿a que edad empezaste a trabajar?

- En Benalúa... pues yo de muy pequeña hacía de niñera de otra cría de unos señores. A veces me tenía que ir con mi padre al campo y otra veces, como no hacía falta pues me iba a casa de aquella señora y me daba de comer... porque otra cosa no había. Había que coger lo que hubiera. Entonces, cuando luego ya más adelante, el campo iba un poquito mejor, mi hermana Encarna trabajaba y ayudaba para casa, mi hermana Carmen también, y así íbamos tirando. Pero fueron tiempos muy malos.

¿Donde está Benalúa? ¿En que zona de Granada?

- Benalúa es un pueblo muy pequeño, cercano a Guadix.

Siempre has explicado que la casa donde vivías era especial, como una cueva... ¿Cómo era la casa?

- Tenía tres habitaciones de cueva y luego tenía una habitación muy grande de piso... (Lo que sería una vivienda normal y corriente). Tenía un portalón, con suelo de ladrillo rojo, hermosísimo. Y luego tenía tres habitaciones de corrales: una para guardar la paja, otra para la burra y otra para el cerdo. En los años buenos se mataba el cerdo y había comida para todo el año. También tenía una era, delante de la casa, donde trillaban los trigos.

¿Y toda tu familia es de Benalúa?

- Sí...bueno de las cercanías. Mi padre era de Purullena de Guadix, un pueblo cercano. Y mi madre era de Albuñán de Guadix. Nosotros nacimos todos allí, en el mismo pueblo, que era Benalúa de Guadix.

¿Cuantas personas estabais en la misma casa? ¿Estabais los once hermanos?
- ¡Sí! Incluso a veces venían los sobrinos.

¿En tu familia habia un oficio en concreto?

- Mi hermano Antonio y mi hermano Juan eran barberos, y mi padre les había hecho la barbería para que ellos tuvieran su trabajo...Porque mi hermano Antonio fue a aprender a Guadix a una escuela de barbería. Y entonces enseñó a mi hermano Juan y luego Juan enseñó al Jacinto. Y el Manolo es el único que no aprendió la barbería porque ese ya era muy pequeño y ese ya no tubo tiempo de aprender.

GUERRA CIVIL

Lo que nos cuentas sobre tus hermanos y tu familia ¿sucedió antes o después de la guerra civil?

- Esto era antes y después, en este sentido no nos afectó.

¿En vuestra casa erais conscientes de que la guerra iba a estallar?

- Sí, claro. Yo nací en 1930, y la guerra empezó en 1936, o sea que yo tenía seis años cuando estalló. Ya se rumoreaba...ya estaba todo muy envenenado...le dije a mi madre que me hiciera un guardapolvo del color de la tierra para que no me vieran cuando estaba en el campo, para que no me vieran los aviones.

¿Como te enteraste del estallido de la guerra?

- Lo rumoreaban, lo rumoreaban, ya se veía venir... ¡que estábamos todo el mundo cagaos de miedo!... claro por que es que eso fue tremendo.

¿Tu te dabas cuenta de lo que pasaba?

- Estaba muy asustada. Yo siempre quería que me pusieran alguna cosa oscura para que no me vieran...y nos metíamos en el último cuarto de la casa... nos metíamos en el último rincón y allí nos acurrucábamos todos.

¿Que postura tomaron tus padres, veian lo que pasaba?

- Mis padres ninguna, ¡cómo nadie! No podían hacer nada más, sólo seguir viviendo. Cuando se iban para el campo, si pasaba un avión, si llevaban una bestia, la dejaban y se metían entre los matorrales o en las lindes del terreno. ¡Fue tremendo...no te imaginas si se liara una cosa así ahora!

¿Tu familia de que bando estaba principalmente?

- Mira, mi padre nunca perteneció a ningún partido, era un hombre que no iba a votar siquiera, no quería saber nada de todo eso. Mi madre sí iba a votar y votaba de derechas. De eso sí que me acuerdo muy bien porque a veces ellos discutían un poco y de eso sí que me acuerdo muy bien.

¿En Benalúa de que lado estaban?

- Mira en el pueblo, como en muchos pueblos, mataron a mucha gente que no había hecho nada. Y unos porque eran fascistas, los otros porque eran comunistas pues mataron a fascistas y a comunistas sin saber a quien mataban. Y asesinaron a un pobre hombre, que era el cura del pueblo. Lo llevaron a las ramblas, a unos secanos lejanos, le pegaron un tiro y lo dejaron tirado allí. Eso fue al principio de la guerra, porque él decía que como no había hecho nada y que no tenía porque esconderse. Se llamaba Don Avelino. Lo cogieron y se lo llevaron. Porque había rojos y había fascistas. Había rojos que eran malísimos y rojos que no eran tan malos, que sabían lo que había que hacer. Y había fascistas que eran de muy mala leche y fascistas que no eran tan malos. Pero los malos hicieron mucho mal. Mataron a quien les daba la gana "este no me gusta" y pum le daban un tiro y lo llevaban a finales de la rambla y allí lo dejaban.

¿Benalúa estaba cerca de algún frente de batalla?

- Frente de batalla no hubo en Benalúa, estaba cerca porque estaba en Guadix y en Fonelas.

¿Caían bombas en las cercanías del pueblo?

- ¡Toma claro! Los aviones acechaban a los trenes para bombardearlos. Cuando paraban en la estación de Fonelas o en la estación de Guadíx pues ellos se espabilaban para ir a bombardearlas, también iban a Almería y todo eso, y todo lo que ellos querían machacar. Por Benalúa pasaban los trenes y paraban en la estación del pueblo, pero luego se iban corriendo a Guadix. Primero a Fonelas, luego a Benalúa y después a Guadix, que era donde tenían más carga y donde los aviones bombardeaban, porque allí estaban los depósitos de todos los asuntos de los carriles de todo lo que tenían que llevar y traer. En cambio, en Benalúa había nada más que una parada para coger a la gente y dejarla. Pero en Guadix tenían que parar porque tenían que llenar los tanques de las locomotoras de agua del tren y todo eso. también, porque eran trenes que había que ir echándoles carbón. Y sí, allí sí que paraban. Allí, en Fonelas, en Granada, en Atarfe, etc.

¿Las tierras y casas de tu familia sufrieron algún desperfecto debido a la batalla?

- En Benalúa el único miedo que tenían era que bombardearan la fábrica azucarera, que esa fábrica le daba toda la vida al pueblo, y era donde trabajaba casi toda la gente. También venían de los alrededores, porque era la única fábrica que había por allí. Era de los Figueres.

¿Cayeron bombas en la fábrica de azúcar?

- Tiraron una bomba pero no hubo destrozos. Se ve que no la tiraron en el sitio que ellos querían que cayera y no hicieron daño.

Dices que la fábrica de azúcar era muy importante en el pueblo ¿quienes eran los dueños y como funcionaba?

- Bueno la fábrica azucarera estuvo trabajando durante la guerra. Era de Don Antonio Figueres, de los dueños del pueblo, de los que habían hecho el pueblo de primera obra. Esos señores se fueron todos a Granada, porque en tiempos de guerra ellos estuvieron viviendo allí. Pero la fábrica seguía funcionando porque la tenían los rojos (y algunos que no serían tan rojos pero que se hacían pasar por rojos, claro, porque sino los otros los habrían matado). Y entonces cuando terminó la guerra, los Figueres volvieron otra vez a Benalúa, pero ya tenían las casas destrozadas. Las arreglaron y ellos continuaron. Tenían lo de Granada y tenían lo de Benalúa, ellos no tenían prisa. Se iban para un lado venían para otro. Y entonces volvieron otra vez a restaurarlo todo. Allí no llegó a caer ninguna bomba. Y esa fábrica, para hacer el azúcar, recogía toda la remolacha (porque era azúcar de remolacha) de todo lo que rodeaba al pueblo y a unos cuantos pueblos. Toda la remolacha que por allí sembraba se la llevaba esta fábrica azucarera. Era grandísima y mandaban hasta fuera de España y todo. ¡Todo el pueblo era la fábrica azucarera!

¿Como era la situación económica de la familia antes de la guerra?

- Pues los que estaban trabajando en la fábrica tenían una paga, tenían su jornal. Entonces, los que no trabajaban en la fábrica, tenían tierra. Mi padre, como muchos más, tenía el puesto en la fábrica, y tenía un poco de tierra pero no era suya, era alquilado. Por la mañana estaba en la fábrica y por la tarde se iba al campo a labrar lo que tenía allí, que todos los años había que pagar una renta por todo aquello. No se sacaba gran cosa pero teníamos la verdura, teníamos todo lo que era la fruta, las hortalizas que se crían. Ahora, cuando terminó la guerra, fue cuando los dueños recogieron la tierra. Y nos dejaron sin nada.

Dicen que la posguerra fue mas dura que la guerra ¿es cierto?

- La posguerra fue mortal. Se moría la gente de hambre, se morían de tuberculosis, se morían de sarna... Les quitaron las tierras y los dejaron sin comida. Mi padre tenía esa tierra y la tenía de alquiler. Él no tenía culpa que el dueño se fuera a Granada y en los 3 años de guerra no viniera. Hasta que no terminó la guerra no vinieron los Fígueras. Fue llegar y recoger todo su género. Nos dejaron con los trigos hechos, se lo llevaron para ellos todo. Luego la gente tenía que ir a mendigar un trabajo, a ver si los dejaban trabajar en algún sitio y los dueños de esas tierras pues cogían y decían "Tú, tú, tú y tú a trabajar a tal sitio" y a los demás los dejaban allí tirados. No les daban trabajo. Recuerdo que mi padre para una Navidad tenía un pollo, para hacer un poco de arroz y para hacer un poco de Navidad. Entonces mi madre pensó que aquel pollo se lo lleváramos a uno de los que tenían la mano para darle trabajo a mi padre, uno de los jefes de la fábrica. Y entonces mi madre pensó "Mira Manuel, ¿sabes que vamos a hacer? Este pollo, en vez de hacer un arroz para nosotros, comeremos el arroz cocido. Y que vaya la Herminia y le lleve este pollo a Francisco, para que se lo hagan ellos en Navidad" Y así le dieron el trabajo a mi padre, pudo entrar en la fábrica. Tuve que llevarle el pollo a aquel señor para que se lo comiera y nosotros, en vez de comer pollo, comimos migas.

¿Algún familiar o conocido luchó en la guerra?

- Sí un primo hermano mío que se llamaba Álvaro.

¿Sobrevivió?

- Sobrevivió al primer golpe. Pero, cuando ya se apaciguó la guerra, como hicieron un expurgado de los que habían estado en un bando y los que habían estado en otro, como a mi primo le había pillado con los rojos, pues lo fusilaron. Tenía dos hijos y una mujer, era muy joven y muy guapo.

¿Sabes si había mujeres en el frente?

- Antes de venir los fascistas sí. Antes de venir los de Granada sí había mujeres en retaguardia y con fusiles y eso. Se decía que los rojos eran los que se habían quedado en el pueblo... que de rojos no teníamos nada. Mi padre que no era de nada de nada, yo tampoco porque era muy chica y mi madre menos todavía, porque mi madre más bien era de derechas, porque su madre era de derechas y era beata. ¡Mi abuela Carmen era muy beata! Pues fíjate tú lo que teníamos de rojos.

¿Por que crees que los republicanos perdieron la guerra?

- Pues porque eran mucho más fuertes los fascistas y hubo mucha gente a escondidas que fue metiendo zarza y lió cosas. Había gente que se hacían pasar por rojos por miedo a las represiones. Porque Granada se cerró, en el momento en que se metieron todos los nacionales, rodearon Granada y no dejaron salir a nadie hasta que no terminara la guerra. Cuando terminó, vinieron, cogieron a toda la gente que les dio la gana, gente que no hizo nada malo ni mató a nadie ni nada, y por manía y eso pos los fusilaron... fusilaron a mucha gente que no tenían culpa de nada.

¿Tu familia sufrió represalias?

- Mi padre, que era un bendito, estuvo a punto de que se lo llevaran. ¡Suerte de mi abuela Carmen! Mi abuela fue corriendo a llamar a los de su partido, y les dijo "Mi yerno no ha hecho nada" y como se lo dijo, precisamente a esta gente que tuvo que irse a Granada hasta que terminó la guerra, pues claro a mi abuela la creyeron, es natural. Mi abuela era de ellos, entonces mi padre se salvó por los pelos, porque venían a casa y no estaba en ese momento. Si llega a estar en ese momento se lo llevan y yo ya no lo hubiera visto más.

¿Algún familiar o conocido se tuvo que exiliar debido a la guerra?

- No, que yo recuerde.

¿Había libertad de expresión en las casas durante el franquismo?

- ¡Que va, que va! ¡No, no! ¡Si escuchaban hasta por las chimeneas por si acaso! Y pillaron a muchos así, escuchando por las chimeneas a ver qué es lo que hablaban. No se podían manifestar, ni siquiera entre ellos mismos metidos en el último cuarto de la vivienda y con todo cerrado. Hubieran pillado cualquier papelillo escrito o cualquier cosa y matan a toda la familia. ¡Y lo hicieron! No se fiaba nadie de hablar con otra persona, porque esa persona iba y te denunciaba, te llevaban y te fusilaban.